perro jugando a la pelota

Juega a la pelota con tu perro

Llegas a casa rebosando cansancio. Y, nada más abrir la puerta, tu perro se te abalanza loquito de alegría y desbordando entusiasmo. No para de saltar, de tirarte de la ropa o los zapatos. Y, aunque a ti te parece adorable, estás agotadísimo para seguirle el ritmo.

La próxima vez que pase esto, agarra una pelota nada más entrar a casa. ¿Qué te parece la idea?

Dedica unos minutos a jugar un poco, preferiblemente en el exterior. Así tu amigo peludo podrá volcar todo ese entusiasmo en la pelota (o pelotas) y no sobre ti.

Porque, si le hablas o le haces una caricia a tu perro cada vez que tú entras a casa y él salta sobre ti, le estás reforzando ese comportamiento. Mejor, refuerzas que se desquite con la pelota, ¿no te parece?

Además, si lo haces cada día, tu perro sabrá que le espera una actividad divertida en cuanto llegues. Y muy necesaria para él, ya que el ejercicio le sirve para canalizar su energía y le hace un bien a su salud.

De paso, también gana tu salud. Un poco de ejercicio para descargar el estrés del día, no puede ser tan malo, al contrario. Los dos salís ganando con este juego.

Es un ratito de nada. Tu perro se calmará después de corretear un poco con la pelota y, después, los dos estaréis relajados, disfrutando de una tranquila tarde en casa.

(Oooooh… Qué paz…)

Imagen: Spike