colombofilia

Colombofilia, un arte ancestral poco conocido

Probablemente a ti no te pase, ya que tus lecturas infantiles son mucho más modernas que las mías, pero cuando yo escucho a alguien hablar de la colombofilia, no puedo evitar acordarme de uno de los padres más cultos y pacientes de la historia del comic español: Don Pantuflo Zapatilla, progenitor de los archiconocidos Zipi y Zape.

¿Qué tiene que ver este buen señor con nuestro artículo? Mucho, ya que Don Pantuflo era un gran apasionado de la colombofilia.

Qué es la colombofilia

La colombofilia (columba es el nombre latino de la paloma) es básicamente la cría y adiestramiento de palomas, para hacer de ellas ejemplares que puedan servir para traer o enviar diferentes mensajes.

Un adiestramiento, que ha sido utilizado hasta la Primera Guerra Mundial para fines militares, en el que se aprovecha la gran capacidad de las palomas para encontrar el camino de vuelta a su hogar desde muy largas distancias.

¿Cómo pueden encontrar el camino a casa?

A pesar de que todos nos imaginamos mil y una teorías acerca de este increíble sentido de la orientación de las palomas, todo tiene una explicación mucho más sencilla y porqué no decirlo, un poco más aburrida.

Para que los palomos encuentren el camino de regreso, se les comienza a entrenar desde pequeños para que comiencen a familiarizarse con el entorno.

A los 32 días, aprovechando que todavía los pichones no saben volar, se les saca fuera de su palomar para que vayan memorizando cuál es su hogar, en que calle se encuentra y otros muchos detalles que pueden ayudarle en el futuro.

Pero no sólo acuden por apego a su casa, sino porque asocian que a su vuelta van a tener su comedero lleno de comida esperándoles.

Ya sé que no es tan espectacular como esperabas, pero a veces la vida no es tan espectacular como nos gusta imaginárnosla.