bobtail

Bobtail

Si tuviera que ejemplificar la bondad, el cariño y algún que otro sentimiento de similares características con una raza de perro, es bastante probable que lo hiciera con el peludo y bonachón Bobtail.

Una raza de la que tuve el privilegio de disfrutar durante algunos años en casa y que, sin duda, volvería a introducir en mi hogar si el espacio en el que vivo no estuviera tan limitado.

Orígenes del Bobtail

Este gigante peludo al que conocemos con el nombre de Bobtail o Antiguo perro de pastor Inglés, tiene unos orígenes un tanto controvertidos.

Por una parte, están los que defienden que su llegada a las costas del Reino Unido estuvo íntimamente ligada a las legiones de Roma, las cuales transportaron a sus antecesores desde la parte central de Europa.

En el lado contrario, están los que dicen que su aparición es mucho más cercana, en la Guerra de los Cien Años (la cual por cierto duró mucho más), y que desciende del Briad.

Características físicas

El Bobtail es un perro que se caracteriza por su estructura ósea compacta y su inconfundible manto color blanco y gris.

Un manto, que en los cachorros es de color blanco y negro, y que se va transformando en su gris característico al cabo de los meses.

Estos peluches con patas, de cabeza cuadrada y rabo casi insignificante, siguen creciendo hasta casi los dos años de edad, pudiendo alcanzar durante ese período una altura superior a los 60 centímetros.

Carácter del Bobtail

Como se dice coloquialmente, el Bobtail es un cachito de pan en tamaño XXL. Todo lo que tiene de grande, lo tiene de dulce, cariñoso y noble.

Son perros muy inteligentes, a los que les encanta cuidar de su familia y, sobre todo, jugar hasta la extenuación con los más pequeños de la casa.