perrito

¿Quieres un perro? Adóptalo

Miles de animales domésticos son abandonados cada año. Muchos de ellos, mueren en las calles o los campos tras un tiempo de penurias. Otros, son llevados a centros como perreras o refugios, donde permanecen un tiempo esperando una segunda oportunidad.

Adoptar un animal es un acto generoso y compasivo. Si estás pensando en poner una mascota en tu vida, considera la adopción.

Aquí tienes algunas razones.

1. Salvas vidas

Das esa segunda oportunidad al perro que hubiera permanecido en una jaula o hacinado en una perrera, hasta que le llegara su hora.

Como sabes, los responsables de estos centros se ven en la penosa decisión de matar a los animales, cuando se acumulan y no hay recursos para todos.

Adoptando al animal permites que haya más atención para ejemplares que van llegando o para perros con pocas probabilidades de encontrar un hogar.

2. Tienes donde elegir

No sé cómo será donde tú vives. En España tenemos el “honor” de ser el país europeo donde más mascotas se abandonan. En 2014, una media de 400 abandonos al día.

Es muy probable que, cuando visites una perrera o centro de rescate, lo encuentres abarrotado. (Tampoco cuesta ver animales vagabundeando por las calles…)

Si hay tantos animales que necesitan un hogar y es fácil encontrar a uno que encaje contigo, ¿qué sentido tiene comprarlo en una tienda?

3. Ahorras dinero

Sale más barato adoptar un perro de un refugio, que comprárselo a un criador o a una tienda de mascotas.

En ocasiones, cuando recoges al perro del refugio ya está vacunado. En eso también te ahorras un pellizco.

4. Ahorras tiempo de adiestramiento

Una buena parte de los perros acogidos en el refugio vienen de hogares donde se habituaron a convivir con sus dueños.

El que tú adoptes, seguramente, habrá aprendido ciertas normas que no tendrás que enseñarle.

5. Demuestras tu amor por los animales

Hay criadores que utilizan a los animales como “fábricas” para hacer cachorros, que son mantenidos en condiciones nefastas hasta que los venden.

Muchos de los que llegan a las tiendas proceden de criaderos infames. Y es un negocio con el que colaboras cuando compras allí.

Hemos hablado de perros, pero esto es extensivo a otros animales. Considera estos argumentos antes de decidir dónde vas a buscar a ese amigo fiel que te va a acompañar en los próximos años.