cachorro

¿Regalar una mascota por Navidad? Piénsalo bien

¿Es una mascota un regalo apropiado para Navidad o para un cumpleaños? Puede ser, aunque esta decisión no debe de tomarse a la ligera.

Regalar una mascota es regalar una responsabilidad. El receptor, además de disfrutar de las monerías y de la belleza del animalito, habrá de comprometerse a cuidarlo durante años.

Ten en cuenta los siguientes puntos antes de regalar un animal.

No hagas un regalo sorpresa

Es cierto que convivir con una mascota da emoción a la vida, pero no todo el mundo tiene el tiempo, la energía o el dinero necesarios para dedicárselos al animal.

Antes de regalar una mascota, asegúrate de que el propietario la quiere y, además, está preparado para cuidarla.

Lo mejor que puedes hacer es preguntarle a él/ella directamente. No te guíes por lo que digan las personas que tiene alrededor ni tomes la decisión por tu cuenta, aunque tu intención sea buena. Por ejemplo, la de que se sienta menos solo.

Regálasela únicamente a los familiares más próximos

Éste es un regalo para gente a la que conoces muy bien y, por tanto, va a tener confianza contigo para decirte si les interesa ese regalo… o no. Lo ideal es que la adopción del animal se convierta en una decisión familiar.

Un amigo o familiar lejano puede que acepte el regalo sólo por no quedar mal. Y, ya que lo acepte, va a encontrarse con un “paquete” añadido que quizás no le haga gracia: limpieza, paseos, juegos, facturas, etc.

Piénsalo dos veces

Tal vez visites una tienda de animales o un refugio y veas a un animalito encantador. O puede que un amigo te ofrezca un cachorrito y a ti se te ocurra la idea de dárselo a otro amigo tuyo. Si es así, detente y no obres por impulso.

Esta decisión precipitada no te da (ni a ti ni al receptor del regalo) la oportunidad de elegir la mascota apropiada: más grande, más pequeña, más tranquila, más dinámica… Y ésos son factores importantes a la hora de meter a un animalito en casa.

¿Qué haces si te regalan un animal?

Si lo quieres, estupendo. Si alguien cometió el error de regalártelo sin que tú lo quisieras o estuvieras preparado para atenderlo, puedes ser honesto con el amigo que te hizo el regalo.

Dale las gracias, porque probablemente su intención fue buena. Pero pídele que lo devuelva al refugio o a la tienda (cosa que es posible, si está dentro del plazo que le dieron) o devuélvelo tú mismo.

En caso de que no sea posible devolver al animal, trata de encontrarle un buen hogar. Puede que no quieras tener ese cargo, pero piensa en el bien que le estás haciendo a esa criatura. Tú y también quien te hizo el regalo, que debería compartir esta tarea contigo.

Espero que, poco a poco, todos tomemos conciencia de que los animales NO son caprichos que se puedan regalar así como así.