pájaros silvestres

Ayuda a los pájaros silvestres a pasar el invierno

Durante los meses más fríos del año, los pájaros silvestres tienen muchas más dificultades para cubrir sus necesidades alimenticias más básicas.

Esta situación, aunque no parezca algo para alarmarse, priva a muchas especies de valiosos ejemplares listos para reproducirse en la próxima primavera.

¿Qué podemos hacer para evitar que esto se produzca?

Suministrarles, en un lugar lo más seguro posible, ese aporte de alimento que tanto necesitan.

Igual te parece una tontería, ya que los pájaros tienen que morirse para dejar sitio a las nuevas generaciones. Pero con algo tan insignificante como un comedero en el árbol de tu jardín tendrás la satisfacción de devolverle a la naturaleza todos los bienes que ésta nos otorga.

Aquí, en España, no es algo que esté demasiado extendido. Pero en el centro y norte de Europa están tan concienciados con esta problemática, que hasta existen piensos especialmente diseñados para alimentar a los pájaros silvestres.

Conseguir atraer a los pájaros hasta tu jardín es bastante sencillo, ya que en el mercado hay kits diseñados para la ocasión muy fáciles de montar, los cuales también pueden servirte cuando pase el invierno de elemento decorativo.

Uno de los que mejor cumplen esta función, es el que tiene forma de casa, en cuyo interior o exterior (depende de lo que te vaya a ser más sencillo de rellenar) se introduce o cuelga la mezcla de semillas que nos hayan recomendado.

¿No tienes jardín? ¿Te dan miedo las alturas?

No te preocupes, ya que también existen modelos para poder ponerlos en alguna de nuestras ventanas.

Incluso, si eres un poco manitas, puedes fabricarte tu propio comedero casero, utilizando materiales tan sencillos como una botella de plástico puesta boca abajo y una madera o plato de los que utilizamos para poner las plantas para que sirva como lugar en el que los pájaros pueden posarse a disfrutar de unas buenas semillas.

Personalmente, utilizo algo más rudimentario todavía: un cuenco grande de arcilla. Los pájaros llevan años viniendo a mi patio. Aquí comen y beben muy a gusto.

Tan contentos están, que están pendientes de cuándo les relleno el comedero (con semillas o algo de pan) y bajan todos en tropel, minutos después de que yo les haya puesto la comida.

Durante la primavera y el verano encuentran alimento en los campos más fácilmente. Por eso no vienen tantos a mi patio. Pero, durante el invierno, prácticamente viven en casa. 😀